¡Únete al Coven!

Recibe antes que nadie consejos de estilo e imagen para potenciar ESO que te hace extraordinaria.

Bondage. Un tabú del que hay que hablar.

¡Comparte este artículo con tus amigos!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on pocket

¡Hola de nuevo, bellas! Después de un largo descanso hemos vuelto con las pilas totalmente recargadas para este inicio de año con más posts interesantes y nuevas colecciones de Pagana Moda Alternativa que te encantarán.

Y en este post quiero que platiquemos de un tema que ha adquirido bastante popularidad en los últimos años.

Se trata del bondage. Si no estás familiarizada con el tema seguramente te preguntarás ¿Eso con qué se come? Bueno, acompáñanos hasta el final de este artículo para saber más sobre este ardiente tema.

Primero que nada, ¿Qué es el Bondage?

El bondage -palabra proveniente del francés que significa esclavitud– es una práctica BDSM (Que es un conjunto de Juegos Sexuales) que consiste en atar a la otra persona de manera total o parcial por medio de cuerdas, esposas, lazos, corbatas, cadenas, cintas o cualquier otra cosa que sirva para inmovilizar.

Sí, sí… ya sé que puede sonar un poco rudo, pero a pesar de como pueda sonar, esta práctica erótica no se basa en la sumisión a través del dolor (aunque algunas personas pueden combinarlo con el sadomasoquismo si es que lo desean).

Los defensores del bondage promueven el placer sexual para los participantes del acto de manera consensuada, es decir, con total voluntad y libertad de elegir lo que quieren o no hacer durante la práctica.
Este place sexual se encuentra en la entrega total de una persona y la confianza en su pareja y en la dominación y cumplimiento de las fantasías sexuales de la otra.

Los prejuicios no terminan.

Pese a que diversas publicaciones y películas han vuelto popular al bondage, aún existen prejuicios hacia esta práctica, los cuáles son alimentados en su mayoría por la desinformación y por ideologías antiguas o religiosas, que ocurren mayormente en sitios con un desarrollo social más atrasado en cuanto a ideas y prácticas modernas.

Pero nosotros tenemos la intención de desmitificar algunos de estos prejuicios:

  1. El bondage es una actividad autodestructiva.

Esta creencia es común debido a los roles de sumisión y dominación y las prácticas que conlleva. Sin embargo, no es una actividad autodestructiva, puesto que el bondage implica en primer lugar la voluntad de todos los participantes.

Es importante señalar que el consenso es el pilar principal sobre el que se sostienen el bondage y las practicas BDSM.

Así que independientemente del rol que decidas asumir, o si te gustan las nalgadas o latigazos, es muy importante que cada una de estas acciones sea previamente acordada y que no permitas nada que no te guste y tampoco hagas algo sin preguntar antes.

  • La gente que práctica bondage está dañada psicológicamente.

Es común que algunas personas, por lo general de mentalidad conservadora, consideren que la práctica del bondage es para gente loca.
Sin embargo, según diversos estudios, la creatividad en la vida sexual de la pareja ayuda a que las personas mantengan una mentalidad saludable.

Además, incita a la búsqueda de nuevas experiencias, y no sólo de índole sexual.

Recuerden, chicas: El Bondage no es una condición psicológica. Es una preferencia personal.

  • La práctica del bondage siempre implica sexo.

Sorprendentemente, esta creencia es totalmente falsa. El placer dentro del bondage no siempre proviene del acto sexual.

De hecho en algunas relaciones el sexo ni siquiera está implícito. La satisfacción proviene del mero acto de sentirse dominante o sometido y esto puede ocurrir en la vida cotidiana de una pareja, de nuevo, siempre y cuando ambos estén 100 % convencidos de hacerlo así.

  • Las mujeres siempre son sumisas y los hombres dominantes.

Dentro de los roles de sumisión y dominación, no existen las reglas de género. Cada uno de los implicados escoge la posición que prefiere y los roles se pueden cambiar en cualquier momento.

Existen estudios que comprueban que la mayoría de los hombres que ante la sociedad se comportan como “Macho Alfa” (hunga, hunga) les encanta ser sumisos en la intimidad.

Dentro del bondage, a las mujeres que eligen el rol dominante se les llama “Dominatrix”.
En la televisión y series estas mujeres son representadas siempre como una mujer súper empoderada y segura de sí misma. En ocasiones se les dan actitudes agresivas. Muchas mujeres en la vida real se pueden sentir inspiradas y hasta identificadas con personajes así.

Kat de Euphoria

Es por eso que hemos creado “Pls be my slave” Nuestra nueva colección inspirada en los elementos que caracterizan al bondage especialmente para la sexy dominatrix que llevas dentro.

Este 14 de Febrero dale algo que nunca olvide, y disfruta del placer sin inhibición con “Pls be my slave” Exclusivo de Pagana Moda Alternativa. Puedes ver la colección AQUÍ.

En fin, chica alternativa. Ahora que hemos aclarado estos prejuicios acerca del bondage puedes elegir si probrar esta práctica o no, recuerda que es tu decisión y nadie puede obligarte a hacer nada que no quieras.  Aún así, si no te gusta esta práctica pero te gusta la estética de los accesorios del bondage, puedes añadirlos a tus outfits sin problema, recuerda que el mundo es de los que se atreven, así que atrévete a combinarlos con tu ropa de siempre y verás que logras un estilazo de muerte.

¡Nos vemos en el próximo post!

¡Únete y recibe antes que nadie consejos de estilo e imagen para potenciar lo que te hace única!

Deja un comentario

Deja un comentario

Valoraciones recientes
Item added to cart.
0 items - $ 0.00